Comercio exterior

Aranceles aduaneros: ¿Qué son y cómo funciona?

Generalmente, los países obtienen sus ingresos enfocados en diversos sectores como las exportaciones y el turismo. Sin embargo, existen otros métodos que son de fortaleza y que, usualmente, representa una de las fuerzas captadoras de dinero más grande que se puede conocer: los aranceles. Su aparición se remonta hace muchos años atrás en las relaciones comerciales entre países. Aunque en una época se espera su total desaparición, sigue manteniéndose como una protección a las industrias nacionales.

¿Qué son los aranceles?

Al entrar un buque para realizar un desembarque de mercancía en una zona determinada, se establece una tasa que debe ser costeada para poder realizar el retiro de la misma. Básicamente, esto es lo que se conoce como un arancel; es decir, el cobro de un tributo por la entrada de productos extranjeros. También existen los aranceles de exportación, pero son pocos comunes. Todo esto se aplica con la finalidad de proteger el consumo de lo que se realiza en el territorio. Se conocen tres tipos de aranceles de importación.

Aranceles de importación: ¿Cuáles son sus tipos?

  • Con derecho específico. Se refiere al pago que está relacionado con el volumen o el peso de una mercancía. No es alterado por nada más, ya que las medidas no pueden ser modificadas.
  • Con valor agregado. Por su parte, el valor agregado funciona del igual manera como el Impuesto de Valor Agregado que se cancela al adquirir productos en un supermercado o cualquier otro lugar. Este puede estar establecido en un porcentaje específico o variable, lo cual dependerá de las políticas arancelarias.
  • Mixto. Tomando en cuenta cada una de las definiciones anteriores, un arancel con derecho compuesto significa que el cobro puede un porcentaje por su precio y un valor específico por su peso.

Por cultura general podemos mencionar los aranceles con derecho cero y lo cuales son muy poco aplicados. Existen solamente cuando hay relaciones comerciales entre países muy marcadas y llegan a un acuerdo para que no exista el cobro. Se puede asegurar que únicamente se aplica cuando hay Tratados de Libre Comercio.

¿Cómo funcionan?

El funcionamiento de los aranceles es muy básico, ya que su mayor complicación dependería de qué país proviene y cuál es el precio que se le aplica al tributo en el destino. Después de cruzar la frontera, la mercancía debe pasar por los procesos aduaneros y un pago de dinero para que sea entregada a su dueño. En caso de negarse a pagarlo, el producto se quedará en los espacios de la aduana hasta que sea cumplida dicha política.

Cabe destacar que, el importador debe llenar formularios en donde se especifique su nombre y documento de identidad para constatar el pago, así como su relación con la mercancía. Es importante para los Gobiernos tener constancias de todo lo que entra a su territorio. No importa si es una persona natural o jurídica.

¿Cuál es el objetivo de la aplicación de aranceles?

Como hemos mencionado, los aranceles constituyen una entrada monetaria bastante notoria; no obstante, su objetivo principal es completamente distinto. Evidentemente, utilizan el ingreso con la intención de recaudar y destinar a donde sea conveniente o más necesario, pero la idea es otra. Al funcionar como un disuasorio, protege a la producción e industrias de un país, ya que incentiva a la población a consumir lo que se encuentra dentro de su territorio y no tener la obligación de costear un arancel. Razón por la cual se ve más aplicada en la importación que en la exportación.

Muchas veces adquirir un producto en el extranjero supondría su economía, pero al tener aplicado un arancel su costo se vería más elevado y, quizás, no sea tan rentable. Esto se debe a que la diferencia entre el precio nacional y el importado se vuelve muy pequeña, por lo que es más conveniente comprar y no tener que esperar un tiempo determinado para que el producto esté en tus manos.

¿Cómo se calculan los aranceles aduaneros?

El valor aduanero varía por muchos aspectos que incluyen el precio pagado al exportador, el transporte y el territorio. Para conocer el tributo que se debe pagar al recibir una mercancía de otro país, se deben tomar en cuenta tres aspectos:

  • ¿En qué clasificación se encuentra la mercancía que estoy importando? Por ejemplo, maquinaria, juguetes, artículos de primera necesidad, entre otros.
  • ¿Cuál es el tipo de arancel aplicable? No olvides las tres divisiones en las que se puede encontrar los aranceles.
  • ¿Cuál es el origen del producto? Dependiendo del país y las distancias recorridas, también puede variar su precio

Adicionalmente, se debe tomar en cuenta el contrato que se ha firmado entre el comprador y el vendedor. Muchas veces se determina por el Incoterm CIF, lo que engloba otros aspectos. Por tal razón, la presencia de un conocimiento amplio a lo que estás solicitando es lo que te permitirá el cálculo de un arancel aduanero. Es importante resaltar que, si conoces el código HS será súper sencillo conocerlo.

Arancel aduanero = Tipo de arancel aplicable según el Código HS multiplicado por el CIF del producto

¿Qué es el Código HS?

Normalmente, las personas desconocen el término del “Código HS” por lo que es necesario definirlo para alcanzar un completo entendimiento de lo que se debe aplicar para conocer el monto a pagar por el tributo. Se trata de una cantidad de número asignados de manera única dentro de un sistema de clasificación internacional. Dicho sistema está estandarizado y se encarga de colocar dentro de una categoría todos los productos de exportación e importación.

Cada asignación dependerá del tipo de producto solicitado, su naturaleza y la función que pueda cumplir en su destino. Sin el código HS no debe salir la mercancía, ya que es la manera más fácil de llevar un control de la gran cantidad de mercancías transportadas de un destino a otro en el mundo. En reiteradas ocasiones, dependiendo de la plataforma bajo la cual se trabaje, este código puede funcionar para tener un control en cada momento.

¿Cuántos dígitos componen el código HS?

Como es un número establecido a nivel internacional, puede resultar evidente que todos los países lo poseen. Lo curioso es que, dependiendo de las áreas se constituye de más dígitos, como para hacerlo más específico aún. En algunos territorios se compone por seis dígitos, aunque se pueden encontrar de ocho o diez dígitos. Pero, sin importar cuántos contengan, los primeros seis son estandarizados y fijos.

Consecuencias de los aranceles: ¿Existe algún problema?

Si bien es cierto, los aranceles constituyen una fuerza monetaria importante para una nación. De hecho, su objetivo principal está arraigado a la necesidad de apoyar las industrias nacionales y sus productos, pero de alguna manera también acarrea repercusiones. Este tributo puede ser visto como una eliminación de las competencias extranjeras a los productores, lo que equivaldría a una pérdida de motivación en las mejoras. Además, los precios no caerían y el cliente es quien se encontraría mayormente afectado.

Es algo sencillo observar que no siempre lo que parece lo mejor, realmente es así. La conciencia de que los aranceles apoyan y contribuyen con la producción dentro del territorio no es un secreto. Sin embargo, la necesidad de la competencia siempre ha de existir. De este modo, se ven en la obligación a mejorar los productos y establecer relaciones como la calidad – precio que, en ocasiones, se ve apagada por aquellas empresas que realmente carecen de competencias.

Historia de los aranceles: ¿Cuándo aparece el tributo aduanero?

Muchas de las cosas aplicadas hoy en día han aparecido hace muchísimos años y no han desaparecido porque se tratan de beneficios que deben aprovecharse. Realmente, los aranceles son tan antiguos como la civilización, debido a que fueron introducidos en el mundo por los fenicios, egipcios e hindúes. Se utilizaron en Atenas con un porcentaje fijo para las importaciones y exportaciones.  Por su parte, en Roma, sufría de modificaciones y llegó a agravar hasta el 12% de un producto.

Posteriormente, alrededor del mundo se fue aplicando poco a poco hasta que en el Siglo XX se constituyó un ambiente completamente de protección hacia los productos nacionales. De hecho, posterior a la primera Guerra Mundial, fue necesario aumentarlos en Francia, Alemania y Gran Bretaña debido a los duros momentos que se vivían en la época. Tras años de cambios y modificaciones en el globo terráqueo, la Organización para la Cooperación Comercial en el año 1951 se reunió con grandes potencias para establecer lo que se conoce como límites de aranceles internacionales.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Ir al contenido

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor desactive su "bloqueador de anuncios" antes, para así garantizar su seguridad en el sitio.