Diccionario

Cobranza

La mayoría de las  instituciones bancarias, o cualquier otra empresa de préstamos, otorga créditos con el fin de obtener beneficios de ellos. Posteriormente, inicia un proceso en dónde los prestamistas comienzan a solicitar liquidez, el cual es denominado cobranza. Es, básicamente, buscar a los clientes para que paguen el monto anteriormente acordado. Frecuentemente, esto no tiene que ver con todos los individuos, sino con aquellos que dejan para última instancia las solvencias.

¿En qué instante ocurre?

No hay un tiempo específico para iniciar con la cobranza, ya que puede ser antes, durante o después de que sea entregado el servicio o producto solicitado. Sin embargo, en una tienda es comúnmente que sea realizado antes y esto se conoce como “cobranza adelantada”. Aunque es completamente distinto a una institución que brinda créditos porque éstos sí deben esperar un tiempo determinado.

Los periodos de cobros son pautados por el ente prestador del servicio y, antes de dar el beneficio, establecen el día y mes de cobranza con la finalidad de acordar un tiempo de vencimiento. Además, está contenido en las leyes que ningún tipo de cobranza se lleva a cabo mediante acosos, persecuciones, amenazas u otro método de intimidad hacia el deudor o sus familiares. Por esta razón, se suele contar con garantías que constituyan el valor, o más, del crédito.

¿Cuáles son las etapas?

Cada ente financiero, o empresa, cuenta con un departamento de “Crédito y cobranza”. Se encargan de cumplir objetivos limitados como la recuperación de porcentajes aunque sus funciones vayan más allá de éstas simples negociaciones. Por otro lado, la aceptación por parte de las entidades dependerá de la capacidad de pago del cliente. La cobranza tiene tres etapas y se cumplirán dependiendo del tiempo de otorgamiento.

Etapa 1: Cobranza administrativa

Consiste en el primer paso que se lleva a cabo en el interior de la entidad, a fin de solicitar la cancelación de la deuda. Generalmente, el tiempo oscila entre los 10 y 90 días de atraso. Si la empresa no consigue hacer efectiva la cobranza durante un tiempo determinado, después de haber agotado todos los recursos posibles, se procede a continuar con la segunda etapa.

Etapa 2: Cobranza extrajudicial

En este instante, ya se recurren a organismo externos, empresas dedicadas al área de cobranzas, para exigir el pago del dinero por parte del deudor. La idea de esta etapa es poder cobrar sin necesidad de involucrar al Poder Judicial, razón por la cual se da un plazo de 91 a 120 días. En distintas ocasiones, esto no es suficiente y se pone en práctica la tercera etapa.

Etapa 3: Cobranza judicial

Es la última posibilidad de cobranza que se le da al deudor. Es llevada a cabo por instituciones, como por ejemplo el Poder Judicial, que trata de alcanzar una negociación con el cliente haciendo uso de distintos métodos. Normalmente, se trata de un tato de cordialidad y respeto, en donde ambos logren un punto de entendimiento, ya que se necesita la presencia de abogados o algún equipo legal.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Ir al contenido

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor desactive su "bloqueador de anuncios" antes, para así garantizar su seguridad en el sitio.