Línea de crédito: ¿Qué es y cómo funciona?

    Cuando nos referimos a entidades financieras, siempre hacemos alusión a los bancos; sin embargo, no son los únicos. Siempre han…

    Tarjeta de crédito: ¿Cómo usarla inteligentemente?

    Todos los días existen métodos innovadores que prometen ayudarnos en cualquier emergencia que se nos presente. Sin embargo, las herramientas…

    Créditos y caución

    Día tras días las personas consiguen créditos con la finalidad de costear algún gasto en particular. Ésto es una solución…

    Crédito rápido y caución

    Entre los términos financieros, uno de los más escuchados es el de crédito; muchas veces confundido con los préstamos. Los créditos son operaciones en las que una persona denominada acreedor le presta una cantidad de dinero determinada a otra persona, a la que se le conoce como deudor. Todo esto por medio de un contrato que compromete al deudor a pagar el dinero más intereses, donde además debe cumplir con otras condiciones en un tiempo acordado con  anterioridad. Hoy te hablaremos sobre un tipo de estos contratos en específico, el crédito rápido.

    El crédito rápido, también conocido con otros nombres como: minicrédito, préstamo rápido o crédito express. Es un contrato financiero, donde una parte se pone de acuerdo con otro para prestarle una cantidad en específico de dinero. Las partes que participan son entidades o empresas que pueden ser o no ser financieras (acreedor), y personas naturales u otras empresas (deudores). A diferencia de otros tipos de créditos, este se caracteriza por tener tiempos de devolución muy breves y con altos intereses; las cuales son condiciones de pago muy desfavorables para los deudores.

    Este tipo de crédito también se caracteriza por ser normalmente otorgados por empresas telefónicas o en línea. Además entre los términos de devolución existen grandes dificultades, por ejemplo, si se produce una morosidad,  el deudor debe pagar una cantidad de dinero que puede duplicar a la que debía en un inicio. De igual forma, este tipo de crédito posee otras cauciones más estrictas que el resto.

    Créditos y caución

    Como ya mencionamos, los créditos rápidos se caracterizan por incluir cauciones estrictas; tanto en términos de pago, como el tiempo e intereses. Se les llama rápidos por el hecho de que los deudores tienen cortos periodos de tiempo para la devolución del préstamo. De igual forma, también llevan el nombre debido a que a diferencia de otros tipos de créditos, los minicréditos cuentan con rápidas respuestas de solicitud.

    Por lo general, para solicitar un crédito tradicional, el interesado debe tramitar una petición, la cual tarda siempre tarda un tiempo determinado para su aprobación. Para aprobar un préstamo, la entidad financiera primero debe analizar el perfil crediticio del solicitante; también se estudian otros aspectos como los ingresos del mismo. Mientras que el crédito rápido se aprueba inmediatamente después de la solicitud. Tanto los países, como las distintas instituciones bancarias dentro de ellos, cuentan con normas distintas con respecto a la petición de crédito. Pero, generalmente, la entrega de minicréditos no es impedida por estar dentro de una lista de deudores.

    Créditos rápidos en línea

    Anteriormente mencionamos que los créditos rápidos se realizan por lo general a través de internet por instituciones financieras; e incluso pueden solicitarse por medio de empresas telefónicas. Para pedir uno de estos créditos, lo único que debes hacer es ingresar a la página web de tu entidad bancaria o hacer una llamada telefónica. Realizar la solicitud y luego esperar la aprobación inmediata. Por lo general, las entidades bancarias ponen a disposición del solicitante una calculadora; con la que podrás hacerte una idea de la cantidad de dinero que necesitas y cuanto tardarás  en pagar el crédito.

    Existen varios requisitos básicos para solicitar un crédito en cualquier país, pero los principales son: ser mayor de edad y contar con una cuenta dentro de la entidad bancaria donde hagas la solicitud. Una vez esta sea aprobada, podrás acceder al préstamo en poco tiempo (pueden ser minutos, horas o días dependiendo del país y la institución) a través de tu cuenta. A pesar que la caución de este tipo de crédito es muy estricta, es de mucha utilidad para préstamos de pequeñas cantidades de dinero. Principalmente por su fácil solicitud y rápida transferencia, y son recomendables si el deudor realizará la devolución del mismo según lo estipulado.