Ahorros

Cuenta de ahorro: ¿Cómo tener la mejor?

Las entidades financieras ofrecen diversos productos para favorecer a sus clientes. Dentro de ellos se encuentra la cuenta de ahorro. Este tipo de beneficios, actúa como un préstamo. La diferencia es que es uno de los métodos de ahorro que provee menos intereses, pero es el más flexible. Esto se debe a que se puede disponer del dinero en el momento que se necesite y se regresan cuando se pueda.

Las cuentas de ahorro es un depósito de dinero a la vista. Su característica principal es que se encuentran instrumentalizadas por medio de una libreta. En ella se detallan todas las operaciones que se realizan. De alguna forma, puede ser considerado un atractivo para la población joven, ya que el nivel de gasto suele ser limitado y los ingresos son continuos.

El tipo de interés ofrecido por este tipo de producto suele ser inferior al obtenido en un plazo fijo. La simplicidad va de la mano de disponibilidad de dinero versus la rentabilidad de los ahorros. Sin embargo, los bancos son consciente de que no todos los clientes desean comprometerse a un depósito a plazo fijo, por lo que ofrecen servicios competitivos en sus cuentas.

Mejores cuentas de ahorro

En muchas ocasiones tenemos dinero ahorrado y no tenemos sabemos qué hacer con él. La idea de invertirlo es muy buena, ya que, si el negocio es productivo, nos puede generar alta rentabilidad. No obstante, para algunas personas no es el mejor método puesto que puede producir pérdidas. Por lo que existen las cuentas de ahorro que nos ofrecen las entidades financieras. Pero, aquí es dónde se presenta la mayor disyuntiva: ¿Cuál será la mejor?

La elección del tipo de cuenta de ahorro que usted desee va a depender de sus aspiraciones futuras y para lo que esté dirigida. Éstas pueden ser individuales, conjuntas o colectivas. En las primeras sólo existe un titular, que será el único que pueda movilizarla. En la conjunta, se le permite el uso a más de un titular y para disponer del dinero, todas las partes deben estar de acuerdo. Y en la colectiva, es como la conjunta, pero cualquiera puede operar de forma unilateral.

Cuenta de ahorro sin nómina

Por lo general, las cuentas de ahorro están asociadas a una cuenta corriente que les permite ingresar y retirar dinero en el momento que se desee. Las cuentas de ahorro sin nómina consisten en aquellas que no están ligadas directamente al salario, sino que para que genere intereses debe existir un depósito frecuente.

Son un producto bastante habitual en el panorama bancario. Pero, en los últimos tiempos, una cuenta de este tipo se ha vuelto muy complicado. Aunque, tiene dos similitudes con las que si exigen vinculación con la nómina:

  • Tomas tus ahorros siempre que quieras.
  • Cuentan con la protección enmarcada en las leyes, la cual asegura que si el banco quiebra, podrás recuperar lo que tengas.

Cuenta de ahorro sin comisiones

Asimismo, también se conocen las cuentas de ahorro sin comisiones, las cuales te permiten conseguir un interés entre el 1% y el 5%. Claro está que la valor exacto va a depender de la entidad en donde la desee aperturar, pero encontrarás ofertas de otro tipo que quizás no sean tan rentables. Por ejemplo, disponer de ahorros elevados.

Remunerada

Por otro lado, se encuentran las cuentas de ahorro remunerada. Su mayor atractivo es que brindan un interés muy bueno y suele ser mayor durante los primeros meses. Su flexibilidad es muy buena. El dinero se puede recuperar en cualquier momento sin tener que pagar penalizaciones y es un producto que prácticamente no tiene riesgos.

En caso de que no te agraden las opciones que te brindan las cuentas de ahorro sin comisiones y sin nómina, puedes analizar varias cuestiones antes de elegir una cuenta remunerada. El interés, el plazo y la exigencia de un saldo máximo o mínimo son puntos importantes por los que debes pensar qué es lo que quieres hacer con tus ahorros.

Cuenta de ahorro para niños

Y, como los bancos nunca dejan de sorprendernos, pusieron a disposición las cuentas bancarias para los más pequeños de la casa. Es una manera excelente para enseñarles a ahorrar y que aprendan a llevar sus finanzas de una forma responsable. Generalmente, la cuentas que van dirigida a los niños, tienen ciertas características que las hacen una de las mejores opciones para ahorrar.

  • Brindan remuneración por ahorros o dan regalos a los niños.
  • Tienen un límite de edad. Suelen estar entre los 15 y los 18 años.
  • No cobran comisiones por servicios básicos de la cuenta en general.
  • Su operatividad es limitada y permite a los padres tener un control.

¿Cómo tener una cuenta de ahorro?

La única manera de adquirir o aperturar la cuenta de ahorro que desees es en una entidad financiera. Es necesario la firma en un contrato en el que sean partícipes tanto el cliente como el banco. Además, se debe realizar un depósito del dinero a la vista. Los requisitos, generalmente, van a variar dependiendo de la entidad a la que acudamos, ya que cada banco determinará el papeleo necesario.

  • Primeramente, es imperativo dirigirse a la oficina del banco de tu preferencia. En caso de desear que otros sean titulares, todos deben asistir. Asimismo, llevar contigo el documento de identidad, DNI o pasaporte vigente que te identifique en el territorio donde te encuentras.
  • Si el titular que va abrir la cuenta es menor de edad, al menos un adulto debe acompañarlo y ponerse como dueño de la cuenta. Por ello, debe estar presente las personas necesarias para que se formalice la apertura.
  • Algunas entidades exigen el depósito de una cantidad mínima para que la cuenta de ahorros empiece a ser efectiva. El monto puede ser simbólico o superior.

Es usual que los bancos pidan información extra referente a los ingresos que recibes y verifican que no tengas deudas pendientes. Así que, lo mejor es averiguar los requisitos correctos para la apertura de la cuenta de ahorro y, de este modo, evitas caer en errores.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor desactive su "bloqueador de anuncios" antes, para así garantizar su seguridad en el sitio.
Ir al contenido