Capital de una empresa: ¿Cuál es su importancia?

    No es cliché decir que el dinero mueve al mundo, es la realidad. En el momento que deseas adquirir cualquier…

    Crowdfunding: Una herramienta para financiar tu empresa

    Hoy en día todos formamos parte de los avances tecnológicos y del internet. El cual, a través de diversas plataformas,…

    Plan de negocios: ¿Cómo hacerlos?

    El ser humano continuamente va desarrollando mecanismo para alcanzar sus sueños. Sin duda alguna, planificarse y marcar ciertas pautas es…

    ¿Qué significa CEO de una empresa?

    Es el máximo ejecutivo de una empresa, viene siendo un cargo directivo. La siglas CEO pertenecen a «Chief Excutive Order»…

    Tipos de empresas

    Las empresas son sociedades que contribuyen con el desarrollo social y económico de un determinado territorio. Generalmente, es un grupo de personas que deciden invertir su dinero en una actividad en particular, para así obtener un servicio que sea necesario para la población. Incluso, a veces no se trata de muchas personas, sino de una en busca de lucrarse bajo un objetivo de consumo frecuente.

    Para la formación de una empresa es imperativo contar con cierta cantidad de recursos, como por ejemplo: el dinero ahorrado, la logística necesaria para llevar a cabo el papeleo. Así como también unos objetivos establecidos con los que se va a medir la rentabilidad de dicha inversión. Sinceramente, este mundo es bastante grande, ya que hay que conocer qué tipo de sector quieres cubrir, el tamaño de la institución y el poder empresarial que quieres adquirir.

    Características de una empresa

    Sea quien sea la persona, o sociedades, que instauren una empresa, todas querrán su éxito. Por ello, es importante conocer con las características que debe contar una institución que sea capaz de ofrecer valor a sus consumidores y que se vele por el desarrollo de los mismos. Incluyendo a la sociedad en la que está trabajando.

    Una empresa siempre debe estar guiada por un líder; es decir, alguien que sea capaz de enfocarse en motivar a todos sus empleados a trabajar por el objetivo en común. Su principal misión es combatir los requerimientos de su clientela y esforzarse para que el medio sea complemente llamativo y así se logre un equilibrio. Asimismo, utilizar la energía de manera que no afecte al medio ambiente y establecer normativas que aspiren una economía circular.

    Según su actividad

    Al momento de la formación de una empresa, es importante conocer en qué sitio cuadra, o cataloga, el servicio que deseas ofrecer. Lo primordial es tener claro a lo que se quieren dedicar, así podrán establecer sus políticas y crear planes estratégicos. Ésta puede estar:

    • En el sector primario tenemos aquellas que tienen que ver con la producción agrícolas, ganadera. De hecho, involucra la parte de la minería.
    • En cuando al sector secundario, podemos mencionar las que se encargan de transformar los productos agrícolas. Incluye la parte de la construcción, la fabricación de otro tipo de bienes, entre otros.
    • Y por último, tenemos al sector terciario, que está integrado por la parte de los servicios de un país, como lo es la parte de la salud, el turismo, la hotelería, etcétera.

    Según su tamaño

    Otro punto necesario de destacar es que, las empresas se clasifican según tamaño. Anteriormente mencionamos acerca de qué sector trabajar, pero la cantidad de personas que van a laborar en el lugar también se debe tomar en cuenta. Aunque parezca innecesario, de esta forma se establecen de mejor manera los objetivos para conocer sí el personal es suficiente para cubrir con la demanda esperada.

    • Las microempresas son las que su trabajo no permite más de diez empleados. Son pequeños emprendimientos y, por lo general, su propio dueño se dedica a la administración y el núcleo es familiar.
    • Las pequeñas empresas cuentan con un máximo de 50 personas ocupan los puestos necesarios. Pueden ser públicas o privadas, ya que sus ingresos son bajos. Sin embargo, esto no significa que no obtendrás rentabilidad con ellas.
    • Las empresas medianas son aquellas que tienen menos de 300 empleados, pero que comenzaron como las anteriormente mencionadas y fueron creciendo. Normalmente se dedican a la industrialización, a la banca y sus parámetros deben estar regidos por las reglas del país.
    • Finalmente, contamos con la gran empresa. Son organizaciones grandes y que su número de trabajadores es bastante amplio. Son líderes en el mercado al que se dedican y se ubican en naciones que sean potencia para así tener más mercadeo.

    Según su forma jurídica

    Finalmente, cuando se desee realizar su registro, tenemos que considerar en qué figura nos quedaremos. Esto va a depender de los objetivos a alcanzar y de la cantidad de inversores.

    • Si está constituida por una sola persona.
    • Sociedades o jurídicas. Ésta puede ser de responsabilidad limitada, si cuenta con máximo dos personas o anónima si es un número ilimitado.
    • Las cooperativas, que no involucran un número determinado, pero se dedican a contribuir con necesidades sociales de quienes la conforman.